Alemania

Baviera viaje en carretera: Múnich, Neuschwanstein y Füssen

¿Qué más ofrece Baviera además de Múnich y Oktoberfest? Los ALPES, castillos, pequeños pueblos super bonitos, calabazas al lado de las carreteras, lagos y buenas vistas. Si planeas visitar algunas de las ciudades de Baviera, recomendamos combinar un viaje fuera de la ciudad para ver los encantos de la zona.

El primer día hicimos un viaje en carretera al castillo de Neuschwanstein. La alarma sonó a las seis de la mañana y ya a las siete estábamos en camino con un coche de alquiler. Jenna fue la conductora, Sanna la navegadora y los chicos estaban durmiendo detrás. Jenna tardó un poco en acostumbrarse al estilo alemán de conducir mientras todos los coches nos adelantaban en carreteras estrechas y con muchas curvas. Vimos unos pueblos preciosos uno detrás de otro y cuando estábamos llegando al destino nos impresionó la vista del castillo delante de los Alpes. También una cosa curiosa fueron las calabazas al lado de las carreteras, que cualquier persona podía coger y dejar monedas en una caja pequeña.

El viajé duró alrededor de 2 horas porque el castillo está cerca de la frontera de Austria. Llegamos al pueblo que se llama Hohenschwangau a las nueve de la mañana. Había aparcamientos libres y el coste fue 6€ por todo el día. Fuimos casi corriendo a las taquillas para comprar los billetes, pero había poca gente delante de nosotros. En la página web del castillo recomiendan comprar las entradas mínimo con tres días de antelación a la visita y como vimos esta información demasiado tarde no pudimos comprarlas online. Al final los billetes costaron 13€ por persona con un descuento de 1€ para los estudiantes. Compramos las entradas al tour guiado a las 10.05 y caminamos media hora hasta el castillo. También fuimos al puente Marienbrücke para ver el castillo un poco más lejos antes de que empezara nuestro tour.

El castillo de Neuschwanstein es un castillo estilo medieval construido en los años 1868-1892 por el rey Luis II de Baviera. El rey admiraba las obras del compositor Richard Wagner y Neuschwanstein estaba dispuesto a servirle a Luis II como un escenario teatral habitable. Al rey le gustaban mucho los cisnes y los puedes encontrar en la decoración en los interiores del castillo. También el nombre del castillo significa El Nuevo Cisne de Piedra. El rey solo vivió en el castillo seis meses antes de morir y sólo seis semanas después de su muerte, las puertas del castillo fueron abiertas a los visitantes. Con las recaudaciones de admisión se pagaron en parte los préstamos del rey.

Este castillo cumple todos los sueños de las princesas pequeñas y mayores incluidas estas dos princesas casi treintañeras. El castillo es también usado como imagen del castillo de la bella Durmiente de Walt Disney. En nuestra opinión el castillo no es tan impresionante por dentro como cabía esperar y desafortunadamente estaba prohibido sacar fotos.

En el pueblo de Hohenschwangau habia un lago precioso de color turquesa que se llama Alpsee. El agua era transparente y había muchos cisnes, un sitio muy bonito y recomendamos verlo. Después del castillo y lago fuimos a visitar Füssen, un pueblo cercano con casas de diferentes colores y ambiente animado. Comimos unos currywurst allí mientras un músico callejero estaba tocando al lado.

Por la tarde conducimos a Múnich y devolvimos el coche en la estación de trenes principal. Alquilamos el coche en Hertz el día anterior en el aeropuerto cuando llegamos a Múnich. El precio del alquiler del coche (24 horas) con seguro adicional fue 100€ y la gasolina nos costó 36€ entonces pagamos 36€ por persona. Los dueños de nuestro Airbnb nos recomendaron visitar también el castillo Herrenchiemsee situado en la isla más grande del lago Chiemsee. Es famoso por ser como un versailles pequeño, pero no tuvimos tiempo para ver los dos castillos. Lo tendremos en cuenta para el futuro.En Múnich visitamos el Oktoberfest y en el centro los alrededores de la plaza Marienplatz. (Si quieres saber más sobre Oktoberfest lee nuestro post anterior Oktoberfest 2018.) En Marienplatz puedes encontrar Neues Rathaus (el nuevo ayuntamiento), que es un edificio muy impresionante estilo neogótico. Nos llamó la atención que los edificios fueran decorados con muchas flores como es típico en Baviera y ¡madre mía que bonitos son! Cerca de Rathaus está el edificio Hirmer, una tienda grande de ropa de hombres que también es muy bonito con sus florecitas. En Marientplatz hay muchas cafeterías y nosotros fuimos a Café Rischart donde puedes comprar unos bollos riquísimos, pasteles salados, dulces y tartas. Si vais a Múnich es obligatorio probar los pretzeles por lo menos una vez.

Viktualienmarkt es un mercado famoso justo al lado de Marienplatz. Allí puedes encontrar mucha variedad de comida alemana y es una buena idea ir a comer allí y disfrutar todo lo que ofrecen los puestos. El olor de todas las frutas, verduras, flores y especies que se venden allí fue increíble.

Ir de un sitio a otro fue muy fácil en Múnich porque el transporte publico está muy bien organizado especialmente las líneas de los trenes y metros (S-bahn y U-bahn). Compramos un billete de grupo (máximo para 5 personas) de 72 horas para todas las zonas por 73€. Como éramos cuatro el precio fue de 6€ por persona y día. Si hay dos o más pasajeros es siempre más barato comprar el billete de grupo.

La comida alemana y especialmente baviera es muy fuerte (carne y salchichas) y te llena mucho, entonces es mejor no pedir demasiado comida en el restaurante. Si buscáis un restaurante típico de comida tradicional en el centro os podemos recomendar Augustiner am Dom.

Baviera es una zona muy muy bonita y en nuestra opinión alquilar un coche es una de las mejores maneras descubrirlo y no limitar la visita solo para ver la ciudad. Al final podemos decir que estamos positivamente sorprendidos por todo lo que ofrece Baviera.

Con mucho cariño, Sanna & Jenna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *