Sri Lanka

Hikkaduwa – las tortugas y las playas largas

El primer día estuvimos andando por la playa y de repente tuvimos una experiencia inolvidable – las tortugas habían eclosionado justo este día de su nido y estaban buscando su camino al mar. Tenían un tamaño más pequeño que una mano y era como un rio de tortugas yendo hacia al mar. Había mucha gente admirando el espectáculo y la verdad es que te impresiona. En la misma playa hay un centro de tortugas que protege los huevos y guían a las tortugas recién nacidas en sus primeros días. Además, salvan las tortugas heridas y las intentan curar si es posible.

Una tortuguita en la playa, Hikkaduwa, Sri Lanka

Las tortugas son una especie amenazada y solo una fracción de todas las tortuguitas nacidas sobreviven hasta ser adultos (estimación 1/1000). Podemos decir que los humanos son el peligro más grande para las tortugas marinas. Las amenazas son las redes de pesca (las tortugas quedan atrapadas en redes de pesca y mueren porque no pueden subir a la superficie para respirar), la destrucción de corales y algas (no encuentran comida), el plástico en el mar (las tortugas accidentalmente comen por ejemplo bolsas de plástico pensando que son medusas) y muchos animales (incluyendo humanos) comen los huevos de las tortugas. Además, las tortugas son muy vulnerables al cambio climático si las temperaturas son más altas de lo normal nacen solamente hembras. Las tortugas ayudan a mantener la salud de los océanos incluso las playas y aguas para bañarse. Como dijimos antes, las tortugas también comen medusas y así reducen la cantidad de las medusas en las playas.

Tortuga en Hikkaduwa, Sri Lanka

Nos informaron que las tortugas adultas se acercan la costa cuando vienen a comer y sería posible ver varias cerca del arrecife de coral por las mañanas durante el amanecer. Por eso un día decidimos madrugar e ir a la playa para ver las tortugas. Llegamos a la playa a las seis de la mañana y pudimos ver varias tortugas en el agua. ¡Eran enormes! La gente que trabaja en el centro de tortugas nos llevaron algas ya que a las tortugas les gusta y entramos al agua a la altura de las rodillas. Esperamos un poquito y al final las tortugas se acercaron para comerlas. Vimos las tortugas muy muy cerca y era un momento memorable, pero hay que acordarse de que no está permitido tocarlas.

Dando comida a una tortuga, Hikkaduwa, Sri Lanka

Cuando viajas a destinos como Sri Lanka es importante ser responsable considerando la naturaleza y los arrecifes de coral. Por ejemplo, es importante que protección del sol usas. Las cremas de sol químicas contienen plásticos e ingredientes como oxybenzone y octinoxate, que destruyen nutritivos de corales y por eso debilitan condiciones de la vida de peces y otras especies. Supuestamente estos ingredientes tampoco son muy sanos para nosotros. Los ingredientes se disuelven en el agua desde nuestra piel cada vez que entramos al agua. ¿Qué protección solar es recomendable usar? Nosotros usamos los productos de la marca Avéne.

El arrecife de coral en Hikkaduwa, Sri Lanka
El amanecer en Hikkaduwa, Sri Lanka

Las playas de Hikkaduwa son largas, anchas y muy limpias. Hay bastantes actividades ofrecidas como hacer surf, alquilar una moto de agua, snorkel y excursiones en barco. La playa de Hikkaduwa es una pequeña playa donde vimos más gente que en las otras playas y es donde están las tortugas y el arrecife de coral. Nuestra playa favorita era la Playa de Narigama, donde había muchas restaurantes, hamacas y puestos donde alquilar una tabla de surf. Cada restaurante tenia sus hamacas y si pedias algo de beber o comer puedes quedarte en la hamaca durante todo el día si quieres sin pagar dinero extra. Por las tardes tienes oportunidad de ver unas puestas del sol preciosas en la playa.

Las olas en Hikkaduwa, Sri Lanka

Sanna alquiló la tabla del surf 3 veces por un periodo de tiempo de una hora por 500rs cada una (2,5€). Jenna también tuvo la intención de hacer surf, pero tuvo un accidente el primer día ayudando Sanna a coger olas con la tabla, pero la cuerda de la tabla se enganchó en su mano tirándola con fuerza. El resto de las vacaciones Jenna tuvo que cuidar su mano ya que estaba hinchada y azul desde el codo hasta la muñeca. Las olas algunas veces eran demasiados grandes para un principiante y todos los orificios (nariz, oídos, boca) se llenarán de agua salada. También puedes encontrar arena en todos los sitios imaginables días después de hacer surf. Sin embargo, hacer surf es divertido y sientes que mejoras cada vez que lo practicas, por no mencionar la parte en que es realmente hacer un duro deporte. Después de una hora la sensación es como si hubieras corrido una maratón.

Surfear en Hikkaduwa, Sri Lanka

En Hikkaduwa nos hospedamos en el Star Holiday Resort, que era un hotel pequeño y los dueños eran una familia local. El precio era 350€ / 5 personas / 4 noches. El sitio era muy básico con una piscina grande. Teníamos tres habitaciones con aire acondicionado y el mosquitero. El desayuno era pequeño e incluía tortilla, pan, zumo y café ó té. La ubicación era bastante buena respecto a  la distancia que había andando hasta la calle principal y la playa. Justo cerca del hotel había un restaurante, White Lotus, que ofrecía comida tradicional a buen precio. En general los precios en los restaurantes de Hikkaduwa eran más baratos y los platos más grandes comparándolo con otros sitos que visitamos durante nuestro viaje.

Hikkaduwa, Sri Lanka

Desde Hikkaduwa hicimos un viaje a Galle, una ciudad donde hay un castillo holandés. Para decir algo de la historia, Sri Lanka estuvo bajo del dominio de Portugal, Holanda y Bretaña y se independizó en 1948. Cogimos un tren de Hikkaduwa a Galle que tardó más o menos media hora y cada billete costó 100 rs. (0,50€). En Galle andamos desde la estación de tren hasta el castillo y dentro de los muros el primer conductor de tuktuk nos vendió un tour para ver todo el casco viejo con él y parar en sitios famosos para coger fotos. Nos costó 1000 rs. (5€) tres personas y al final fue una buena idea porque estar andando todo el día bajo el sol a +35ºC no hubiera sido una experiencia tan agradable. El sitio más bonito donde estuvimos fue el faro de Galle. Al final del tour nuestro conductor nos llevó a un jardín de especias fuera de la ciudad. Allí nos dieron mucha información sobre que cultivaban en Sri Lanka y los beneficios para la salud y luego intentaban vender sus productos con un precio muy alto. El conductor nos condujo a la zona comercial en el centro de Galle y nos dejo allí. Fuimos a comer a un buffet de curry y cogimos el tren para volver a Hikkaduwa. El resto de los días estuvimos relajando en la playa antes de irnos a Mirissa.

El centro histórico de Galle, Sri Lanka

Con mucho cariño Sanna & Jenna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *