• Sri Lanka

    Hikkaduwa – las tortugas y las playas largas

    El primer día estuvimos andando por la playa y de repente tuvimos una experiencia inolvidable – las tortugas habían eclosionado justo este día de su nido y estaban buscando su camino al mar. Tenían un tamaño más pequeño que una mano y era como un rio de tortugas yendo hacia al mar. Había mucha gente admirando el espectáculo y la verdad es que te impresiona. En la misma playa hay un centro de tortugas que protege los huevos y guían a las tortugas recién nacidas en sus primeros días. Además, salvan las tortugas heridas y las intentan curar si es posible.

    Una tortuguita en la playa, Hikkaduwa, Sri Lanka

    Las tortugas son una especie amenazada y solo una fracción de todas las tortuguitas nacidas sobreviven hasta ser adultos (estimación 1/1000). Podemos decir que los humanos son el peligro más grande para las tortugas marinas. Las amenazas son las redes de pesca (las tortugas quedan atrapadas en redes de pesca y mueren porque no pueden subir a la superficie para respirar), la destrucción de corales y algas (no encuentran comida), el plástico en el mar (las tortugas accidentalmente comen por ejemplo bolsas de plástico pensando que son medusas) y muchos animales (incluyendo humanos) comen los huevos de las tortugas. Además, las tortugas son muy vulnerables al cambio climático si las temperaturas son más altas de lo normal nacen solamente hembras. Las tortugas ayudan a mantener la salud de los océanos incluso las playas y aguas para bañarse. Como dijimos antes, las tortugas también comen medusas y así reducen la cantidad de las medusas en las playas.

    Tortuga en Hikkaduwa, Sri Lanka

    Nos informaron que las tortugas adultas se acercan la costa cuando vienen a comer y sería posible ver varias cerca del arrecife de coral por las mañanas durante el amanecer. Por eso un día decidimos madrugar e ir a la playa para ver las tortugas. Llegamos a la playa a las seis de la mañana y pudimos ver varias tortugas en el agua. ¡Eran enormes! La gente que trabaja en el centro de tortugas nos llevaron algas ya que a las tortugas les gusta y entramos al agua a la altura de las rodillas. Esperamos un poquito y al final las tortugas se acercaron para comerlas. Vimos las tortugas muy muy cerca y era un momento memorable, pero hay que acordarse de que no está permitido tocarlas.

    Dando comida a una tortuga, Hikkaduwa, Sri Lanka

    Cuando viajas a destinos como Sri Lanka es importante ser responsable considerando la naturaleza y los arrecifes de coral. Por ejemplo, es importante que protección del sol usas. Las cremas de sol químicas contienen plásticos e ingredientes como oxybenzone y octinoxate, que destruyen nutritivos de corales y por eso debilitan condiciones de la vida de peces y otras especies. Supuestamente estos ingredientes tampoco son muy sanos para nosotros. Los ingredientes se disuelven en el agua desde nuestra piel cada vez que entramos al agua. ¿Qué protección solar es recomendable usar? Nosotros usamos los productos de la marca Avéne.

    El arrecife de coral en Hikkaduwa, Sri Lanka
    El amanecer en Hikkaduwa, Sri Lanka

    Las playas de Hikkaduwa son largas, anchas y muy limpias. Hay bastantes actividades ofrecidas como hacer surf, alquilar una moto de agua, snorkel y excursiones en barco. La playa de Hikkaduwa es una pequeña playa donde vimos más gente que en las otras playas y es donde están las tortugas y el arrecife de coral. Nuestra playa favorita era la Playa de Narigama, donde había muchas restaurantes, hamacas y puestos donde alquilar una tabla de surf. Cada restaurante tenia sus hamacas y si pedias algo de beber o comer puedes quedarte en la hamaca durante todo el día si quieres sin pagar dinero extra. Por las tardes tienes oportunidad de ver unas puestas del sol preciosas en la playa.

    Las olas en Hikkaduwa, Sri Lanka

    Sanna alquiló la tabla del surf 3 veces por un periodo de tiempo de una hora por 500rs cada una (2,5€). Jenna también tuvo la intención de hacer surf, pero tuvo un accidente el primer día ayudando Sanna a coger olas con la tabla, pero la cuerda de la tabla se enganchó en su mano tirándola con fuerza. El resto de las vacaciones Jenna tuvo que cuidar su mano ya que estaba hinchada y azul desde el codo hasta la muñeca. Las olas algunas veces eran demasiados grandes para un principiante y todos los orificios (nariz, oídos, boca) se llenarán de agua salada. También puedes encontrar arena en todos los sitios imaginables días después de hacer surf. Sin embargo, hacer surf es divertido y sientes que mejoras cada vez que lo practicas, por no mencionar la parte en que es realmente hacer un duro deporte. Después de una hora la sensación es como si hubieras corrido una maratón.

    Surfear en Hikkaduwa, Sri Lanka

    En Hikkaduwa nos hospedamos en el Star Holiday Resort, que era un hotel pequeño y los dueños eran una familia local. El precio era 350€ / 5 personas / 4 noches. El sitio era muy básico con una piscina grande. Teníamos tres habitaciones con aire acondicionado y el mosquitero. El desayuno era pequeño e incluía tortilla, pan, zumo y café ó té. La ubicación era bastante buena respecto a  la distancia que había andando hasta la calle principal y la playa. Justo cerca del hotel había un restaurante, White Lotus, que ofrecía comida tradicional a buen precio. En general los precios en los restaurantes de Hikkaduwa eran más baratos y los platos más grandes comparándolo con otros sitos que visitamos durante nuestro viaje.

    Hikkaduwa, Sri Lanka

    Desde Hikkaduwa hicimos un viaje a Galle, una ciudad donde hay un castillo holandés. Para decir algo de la historia, Sri Lanka estuvo bajo del dominio de Portugal, Holanda y Bretaña y se independizó en 1948. Cogimos un tren de Hikkaduwa a Galle que tardó más o menos media hora y cada billete costó 100 rs. (0,50€). En Galle andamos desde la estación de tren hasta el castillo y dentro de los muros el primer conductor de tuktuk nos vendió un tour para ver todo el casco viejo con él y parar en sitios famosos para coger fotos. Nos costó 1000 rs. (5€) tres personas y al final fue una buena idea porque estar andando todo el día bajo el sol a +35ºC no hubiera sido una experiencia tan agradable. El sitio más bonito donde estuvimos fue el faro de Galle. Al final del tour nuestro conductor nos llevó a un jardín de especias fuera de la ciudad. Allí nos dieron mucha información sobre que cultivaban en Sri Lanka y los beneficios para la salud y luego intentaban vender sus productos con un precio muy alto. El conductor nos condujo a la zona comercial en el centro de Galle y nos dejo allí. Fuimos a comer a un buffet de curry y cogimos el tren para volver a Hikkaduwa. El resto de los días estuvimos relajando en la playa antes de irnos a Mirissa.

    El centro histórico de Galle, Sri Lanka

    Con mucho cariño Sanna & Jenna

  • Sri Lanka

    Sri Lanka – un paradisio desconocido

    Las playas eternas, las olas espumosas, el soplo salado del océano es como un baño caliente. Estamos tumbados debajo de las palmeras disfrutando el abrazo ardiente del sol. La gente está surfeando, cogiendo grandes olas otra vez y otra vez, los perros callejeros buscan sombra debajo de las hamacas esperando a alguien que les de comida o un poco de cariño. La variedad de la naturaleza es impresionante. Las montañas verdes, las cascadas, las plantaciones de té, las carreteras serpenteantes estrechas y los animales del interior de la isla crean una perspectiva nueva al viaje. El tráfico es una locura, todos los coches pitando y las vacas comiendo al lado de las carreteras. El viento mueve nuestro pelo mientras estamos sentados en un tuk  tuk conduciendo de una playa a otra. La gente nos saluda, los niños agitan las manos y puedes oír de fondo una canción distinta que proviene de los templos.

    Playa de Dalawella, Sri Lanka

    Hemos estado planeando un viaje grande de amigos ya hace años y por fin hemos conseguido hacerlo realidad. Al principio pensamos en ir a Bali pero allí en Marzo llueve demasiado y empezamos a buscar otras opciones. Las islas Maldivas o Seychelles también estaban en la lista, pero como no queríamos estar las dos semanas enteras en la playa decidimos reservar los billetes de avión a Sri Lanka. Era el destino perfecto para nosotros y también recomendado por Lonely Planet como el país número uno para visitar en 2019.

    La puesta del sol en Hikkaduwa, Sri Lanka

    Es importante darse cuenta un par de cosas importantes antes del viaje. Cuando viajes a Sri Lanka tu pasaporte tiene que estar vigente mínimo seis meses después del viaje y tienes que hacer la solicitud del visado ETA antes del viaje. La solicitud de ETA es fácil de hacer online y la confirmación la recibirás en tu correo. ETA cuesta 40€ y es válido 30 días después de llegar a Sri Lanka. Es importante saber que las vacunas son necesarias para el viaje. Lo mejor es contactar con tu médico, pero también es fácil encontrar información en internet. Es siempre importante tener las vacunas básicas actualizadas y para Sri Lanka las vacunas de hepatitis y influenza eran también recomendadas. Además, si vas a estar más de 2 semanas en áreas rurales o en la jungla es recomendable tener las vacunas contra la fiebre tifoidea y la encefalitis japonesa. Nosotros teníamos todas las vacunas básicas controladas, pero algunas de nosotros necesitamos las de hepatitis y fiebre tifoidea. Los mosquitos transmiten muchas enfermedades y es importante llevar contigo un repelente bueno y ropa con manga larga.

    La moneda de Sri Lanka es rupia (LKR) y 200 rs. es más o menos 1€. Cuando llegas al país no puedes llevar más que 20 000 rs. (~100€) contigo. Lo que puedes hacer es llevar euros o dólares contigo y cambiar dinero allí o sacar rupias desde los cajeros que es la opción más fácil. El único problema con el dinero es si tienes billetes grandes, porque en muchos sitios no tienen suficiente cambio. Especialmente cuando pagas el viaje de tuk tuk es muy recomendable tener el dinero exacto para pagar. Si quieres estar conectado en tu viaje y no estar buscando Wi-Fi gratis todo el rato (que al final no funciona ni en tu hotel) recomendamos comprar una tarjeta SIM local. Compramos una de Dialog en el aeropuerto y nos costó 1300 rs. (~6,50€) incluyendo unos minutos para hacer llamadas, SMS mensajes y 8 GB de internet (4GB por la mañana y 4GB por la noche). Una vez cargamos 14 GB más internet por 1000 rs. (~5€).

    Abajo de las palmeras en Mirissa, Sri Lanka

    Jenna y los chicos tenían su vuelo por la noche de Helsinki a Colombo vía Londres. La idea de volar hacia atrás primero y luego un vuelo largo de Londres a Colombo no parecía muy buena, pero al final pasamos una noche estupenda durmiendo en el avión. El primer vuelo era con British Airways y el segundo con Sri Lankan Airways. En total tardamos 17 horas en llegar y la vuelta era con las mismas aerolíneas y rutas. Los billetes eran 500€ por persona incluyendo la maleta facturada de 30 kg. Estábamos muy contentos de volar con Sri Lankan Airways, no hubo retrasos, el servicio fue amable, sirvieron comida caliente dos veces en el vuelo, el avión era grande y todos los pasajeros tenían la pantalla en el asiento delantero para ver películas y jugar juegos. También las maletas llegaron a tiempo. Habíamos reservado un coche para llevarnos del aeropuerto de Colombo a Hikkaduwa con antelación y el conductor nos estaba esperando en el aeropuerto. El viaje duró 2 horas y nos costó 10 000 rs (~50€).

    Playa de Hikkaduwa, Sri Lanka

    Otra parte del grupo, Sanna y Adrián, tenían su vuelo con Qatar Airways De Madrid a Colombo vía Doha. El vuelo salió a las 10 de la noche y llegó a Colombo a las 4 de la tarde del día siguiente. Los billetes de Qatar Airways no eran los más baratos, 630€ por persona, pero nos daba más confianza de que todo saliera según lo esperado. El servicio fue rozando la perfección, la comida deliciosa, el sistema de entretenimiento versátil, el tránsito en Doha muy fácil y ningún retraso. Estuvimos un poco preocupados por las maletas facturadas porque la parada en Doha era menos de dos horas, pero no tuvimos ningún problema. Lo único que pensaba Sanna era cuando comemos otra vez.

    Después de llegar a Colombo cambiamos dinero en el aeropuerto, compramos la tarjeta SIM local y buscamos cómo llegar a Hikkaduwa desde el aeropuerto. Podríamos haber cogido un tren, pero hubiéramos llegado después de medianoche entonces pensamos otras opciones. En el aeropuerto conocimos dos chicos suecos quienes tenían su hotel en nuestra dirección y decidimos compartir una furgoneta con aire acondicionado y conductor. Negociamos el precio con el conductor y acabamos pagando 9000 rs (~45€) en total. Hubo mucho tráfico en Colombo y el viaje duró 3 horas. Nuestros amigos nuevos estaban preparados para el viaje y abrieron una botella de ron. Al llegar la botella estaba casi vacía y el resto del grupo esperándonos en el hotel. El encuentro entre amigos fue tan feliz que decidimos salir a celebrarlo.

    El amanecer desde Little Adam’s Peak

    Itinerario:

    • Hikkaduwa 4 noches
    • Mirissa 3 noches
    • Tissamaharama 1 noche
    • Ella 3 noches
    • Kandy 3 noches
    • Negombo 2 noches

    Decidimos este plan después de leer varios blogs de Sri Lanka e intentando cumplir las expectaciones de cada uno. Reservamos todos los alojamientos antes del viaje y también el safari en el parque nacional de Yala pero otros planes surgieron durante del viaje. Los hoteles donde dormimos eran de varios niveles desde apartamentos hasta un hotel de 5 estrellas. Todos los alojamientos durante 2 semanas fueron más o menos 400€ por persona. Las condiciones mínimas de cada alojamiento eran el desayuno, aire acondicionado y piscina incluida.

    Los pescadores en la playa de Dalawella, Sri Lanka

    Los viajes más cortos los hicimos en tuk tuk y los más largos en furgoneta donde cabíamos fácilmente todos con nuestras maletas. Los viajes en tuk tuk nos costaron más o menos 300 rs (~1,5€) cada viaje dependiendo de la distancia. Una buena regla es siempre negociar el precio inicial a uno más barato y si no estás contento simplemente dices no gracias y buscas otro tuk tuk (como siempre hay muchas esperandote), siempre funciona. Caben 3 personas en cada tuk tuk pero durante las noches no es tan estricto y una vez fuimos 6 persona más el conductor en un tuk tuk.

    La furgoneta con el conductor normalmente costaba 10 000 rs. (~50€) el día independientemente de la duración o la distancia del viaje. Es importante negociar el precio y todo lo que está incluido en el precio antes de subir al coche. Antes del viaje leímos muchas experiencias malas de gente que había sido engañada en estas situaciones, pero nosotros no tuvimos problemas. Los conductores pueden recomendarte visitar algún sitio que no está en la ruta y si te interesa debes preguntar si hay algún coste extra para no tener malentendidos más tarde. Los conductores pueden pedir una parte del pago antes de comenzar el viaje, pero nosotros siempre hicimos el pago total al final de cada viaje. En el mejor de los casos el conductor es un guia local estupendo dando sus mejores recomendaciones y ayudándote en cada ocasión.

    También es posible alquilar una moto o tu propio tuk tuk pero como el tráfico allí es más que peligroso decidimos dejar estas oportunidades. Cada vez que íbamos en furgoneta o en tuk tuk cerrábamos los ojos debido al tráfico. Normalmente había un carril para cada dirección y estaba lleno de autobuses, camiones, coches, tuk tuks, motos, bicis, peatones, vacas y perros. El tren es una opción más barata y va a bastantes sitios. Además, los horarios están en internet y es fácil ver a qué hora sale el tren. Otra cosa es si el tren llega en tiempo.

    El tren de Ella a Kandy / Tuk tuk en Galle

    La naturaleza de la isla tiene mucha variedad. Hay kilómetros y kilómetros de playas por toda la isla y cerca de las playas hay arrecifes de coral, pero todavía se están recuperando del tsunami de 2004. La vegetación es densa y diferente comparado con la playa y el interior de la isla. Sri Lanka es un sitio excelente para ver muchos animales como elefantes, murciélagos, tortugas, ballenas, delfines, cocodrilos, leopardos y monos. Adentrándonos al interior de la isla las vistas son muy verdes y montañosas, hay muchas plantaciones de té y las temperaturas también son más agradables. El amanecer es a las 6 y el atardecer es a las 6 de la tarde.

    Monos en Ella, Sri Lanka

    La gente en Sri Lanka es muy amable, feliz y habladora. La isla es grande y tiene 22 millones de habitantes, pero nos daba la sensación de que todo el mundo se conocía. La gente nos saludaba en las calles, nos sonreía en todos lados y especialmente los niños estaban interesados en nosotros, ya que éramos unos desconocidos para ellos. Cada vez que veíamos un autobús escolar veíamos un montón de cabezas y brazos en las ventanas agitándose con mucha emoción.

    Mercado en Galle, Sri Lanka

    La comida tradicional en Sri Lanka es curry con arroz y la gente lo desayuna, come y cena. Otra cosa tradicional es roti, que es parecido a pan hecho con harina de trigo y coco relleno con diferentes cosas como verduras, pescado, pollo o servido con guarnición. Kottu también es muy típico allí y es verduras cocinadas con marisco/pollo/carne. Los platos devilled son salsas picantes de verduras con marisco/pollo/carne y servido con arroz. Las frutas exóticas y los zumos recién hechos son una alegría para tu boca. En su cocina es normal usar mucho coco y especias, y algunas veces estuvimos comiendo y llorando al mismo tiempo por lo picante que era.

    El nivel de higiene es un poquillo mejor que en otros países orientales y en teoría el agua del grifo es bastante limpia pero no es recomendable beberla (beber agua embotellada es más seguro). Sobrevivimos todo el viaje sin grandes problemas de estómago y comimos básicamente todo lo que pudimos. En general la comida costaba 300-500 rs. por plato (~2 €) y la bebida más o menos 200 rs (~1€). En Sri Lanka no se usa mucho alcohol y no lo venden en supermercados ni en todos los restaurantes. En “las tiendas de vino” venden cervezas, vinos y bebidas alcohólicas más fuertes. En un restaurante una cerveza grande costaba 400 rs. (~2€) y una copa de vino 800 rs. (~4€).

    La puesta del sol en la playa de Dalawella, Sri Lanka

    Sri Lanka fue una gran aventura, la perla del océano Indio, una isla con mucha variedad y todavía muy desconocida. Ha sido el viaje más impresionante de nuestra vida y si estás buscando un destino diferente recomendamos que visites esta isla. Compartimos más experiencias aquí en el blog e ¡igualmente en nuestra cuenta de Instagram!

    Con mucho cariño Sanna & Jenna

  • Lanzarote

    10+5 consejos sobre que ver y hacer en Lanzarote

    1. Parque Nacional de Timanfaya
    Todo el parque es de origen volcánico, las últimas erupciones se produjeron en el siglo XVIII. Es el sitio más impresionante de Lanzarote y su paisaje es tan especial que hay momentos que no sabes en que planeta estás. Podría imaginar ver esas vistas en Marte: muy seco, rocoso, todas las sombras de color rojo, marrón, negro y gris. La entrada cuesta 10€ y está prohibido visitarlo por tu cuenta. Hay que subir en un autobús que da un tour en alrededor del parque.

    2. Cueva de los Verdes
    Las cuevas surgieron durante una erupción prehistórica del volcán Monte de Corona, hace más de 4000 años. Una corriente de lava se precipitó hacia la costa adentrándose en el mar unos 6 kilómetros y es uno de los túneles volcánicos más grandes del mundo. La cueva no tiene nada que ver con el color verde, pero se llama así porque la familia Verdes eran los propietarios de las tierras en las que se encuentra la cueva. Se venden entradas guiadas a la cueva por 9,50€. La ruta es por dentro de la cueva mas o menos un kilómetro y el guía explica muy bien la historia de la cueva. También hay conciertos organizados allí por su buena acústica.
    3. Jameos del Agua
    Jameos del Agua es parte del mismo túnel de lava que en la Cueva de los Verdes y solo necesitas andar unos minutos hacia la playa para encontrarlos. No se puede ver donde termina el túnel de lava porque continua debajo del agua. Hay un restaurante muy bonito dentro de la cueva y puedes parar allí para tomar un café o reservar la mesa para la cena (solo está abierta para cenas los sábados y martes). En el agua viven los cangrejos albinos, ciegos y chiquititos, una especie endémica de la isla que brillan blancos en el jameo. El sitio es también un centro cultural y de arte, la entrada cuesta 9,50€.
    4. Jardín de Cactus
    Lanzarote es famoso por sus cactus y el jardín de cactus es un sitio muy bonito para visitar. En el jardín hay más de 450 especies diferentes llegados desde los cinco continentes. Entrada 5,80€.
    5. El Golfo – Charco de los Clicos
    El Charco Verde (El Lago Verde) está rodeado de un volcán que se ha ido derrumbando a lo largo del tiempo y puedes encontrar El Lago Verde dentro de su cráter. El color verde viene de un tipo de alga que habita en su interior. Al lado hay un pueblo pesquero “El Golfo” donde puedes comer pescado fresco y rico. Entrada gratis.
    6. Los Hervideros
    Los Hervideros son dos cavernas separadas por una columna natural formado de la lava y el océano. Su nombre significa las burbujas que aparecen cuando la fuerza del mar entra en contacto con la roca, que le da el aspecto de agua hirviendo. Mejor visitarlo durante la marea alta o la luna llena. Entrada gratis.
    7. Hacer surf
    Se dice que Lanzarote es el Hawaii de Europa por sus grandes posibilidades de hacer surf durante todo el año. La isla tiene muchas playas con mucho viento y bandera roja, que significa que está prohibido bañarse. Sí tienes nivel principiante o has surfeado un poquito más recomendamos reservar una clase o un curso de surf que ofrecen varias escuelas de surf. Nosotros reservábamos un curso de un día en Calima Surf School. El precio fué 55€ por persona: 2 clases, la tabla, el traje isotérmico y la comida incluidos. Las olas y las corrientes fueron muy fuertes, la enseñanza muy buena y el traje te mantenía calentita. Cada escuela de surf tiene su parte de la playa donde hacer las clases y había momentos que cuando había demasiada gente en el agua, tenías que estar atento para no golpear nadie con tu tabla e igualmente no ser golpeado por las tablas de los demás. Al final pudimos estar de pie encima de las tablas y ¡surfear hasta la playa!
    8. Punta Papagayo
    Las playas de Papagayo son unas playas vírgenes en el Parque Natural de los Ajaches. Es un sitio perfecto si quieres escapar de la locura de hoteles, restaurantes y de turistas. La ruta a las playas es estrecho y mal mantenido con arena y muchas rocas. Tienes que conducir unos kilómetros la velocidad de 20-30km/h. Pero cuando llegues al destino y veas las vistas sabrás que ha merecido la pena. Hay varias playas y calas con arena fina y dorada, agua transparente color verde esmeralda, ideal para la práctica del snorkel. Personalmente me gustan mucho ese tipo de playas y fuimos allí con mi novio dos veces. ¡También ver la puesta del sol allí es inolvidable!
    9. Mercadillo de la Villa de Teguise
    Todos los domingos por la mañana Teguise se transforma: en sus calles y plazas tiene lugar el mercadillo más importante de Canarias. Los puestos venden desde moda y joyería a comida y souvenirs. Cada domingo de 9:00-14:00h.
    10. Mirador del Río
    El Mirador del Río está ubicado en el norte de la isla a más de 400 metros de altitud y ofrece unas vistas preciosas de las islas de la Graciosa, Alegranza y Montaña Blanca. La entrada cuesta 4,75€ o si quieres ahorrar un poco, disfruta las vistas gratis al lado del Mirador del Río (como hicimos nosotros).
    +Gran Karting
    Es la pista de Go Karting más grande de Europa. En nuestro último día en Lanzarote propuse a mi madre que fuéramos a probar karting. Condujimos seis vueltas todos menos mi madre, quien decidió ya después de la primera vuelta que no le gustaba mucho y paró. El precio 18€/8minutos por persona.

    +La Graciosa
    En el norte de Lanzarote está La Graciosa, quizás una de las islas más vírgenes de las Islas Canarias. Desde Órzola puedes coger un barco a la isla que sale cada media hora. El precio de ida y vuelta es más o menos 20€. Las playas de arena dorada de La Graciosa nos tentaron, pero no tuvimos tiempo para visitarla.

    +Fuerteventura
    Desde Playa Blanca puedes coger un barco a Corralejo, Fuerteventura si quieres ver algo diferente de Lanzarote. Puedes volver el mismo día o si quieres disfrutar más de largas playas con arena blanca y fina quédate allí un par de noches.

    +Bodegas del vino
    La tierra volcánica de Lanzarote es muy buena para cultivar las uvas, pero los vientos fuertes dificultan las condiciones. Por eso en Lanzarote hay una peculiar forma de cultivar. Primero se excava como un pequeño cráter que es la ceniza volcánica. Luego se planta la viña y al final para proteger a los viñedos se construyen alrededor de ellos unos muros semicirculares de piedra volcánica. La mayoría de las bodegas están en el área de La Geria, unas de las mejores zonas para visitar si te interesan los vinos.

    +Arrecife
    “La capital” de Lanzarote es muchas veces olvidada por los turistas. Si quieres visitar más tiendas que no son turísticas las encontrarás en Arrecife. Da un paseo, disfruta las vistas del mar y come en una de las terrazas.

    Con mucho cariño Sanna

  • Lanzarote

    Lanzarote: ¿Por qué visitar una trampa para turistas?

    ¿Por qué Lanzarote? Nunca había visitado las Islas Canarias antes y la verdad es que tampoco me interesaba porque para los finlandeses tienen una fama de ser una trampa para turistas (y la imagen que tenia en la cabeza era masas de escandinavos jubilados rojos como tomates, con calcetines dentro de las chanclas y llevando gorras ridículas) pero mi novio me convenció de que seguramente me gustaría mucho. En ese mismo periodo de tiempo me dijo mi madre que le gustaría celebrar su cincuenta cumpleaños en la playa, con lo que empezamos a planear el viaje. Primero pensamos en ir a Andalucía, pero era muy difícil saber si haría buen tiempo a finales de octubre y por eso miramos precios de vuelos a las Islas Canarias. En mayo reservamos los vuelos de Madrid a Lanzarote y nos costó mas o menos 120€ por persona ida y vuelta. Fue responsabilidad de mi madre reservar el alojamiento y encontró un apartamento grande con una terraza en Puerto del Carmen. Mis padres llegaron a Madrid dos días antes de nuestro viaje y esa fue la primera vez que mi padre hacía un viaje fuera de Escandinavia. Además, vino mi novio con nosotros.

    Lanzarote es la isla más al este de las Islas Canarias y la cuarta isla más extensa. Tiene más o menos 140 000 habitantes. La temperatura es agradable, alrededor de 25ºC durante todo el año y solo baja un poco durante las noches. No suele llover casi nunca en la isla, pero al día siguiente a nuestra llegada llovió todo el día incluso entrando agua en el apartamento. Algunos días hizo mucho aire, pero eso suele ser normal. Las Islas Canarias como Lanzarote viven del turismo y por eso es verdad que es una trampa para turistas. Además, Puerto del Carmen es una zona muy turística llena de hoteles y apartamentos, pero significa también buenos servicios, muchos restaurantes y cafeterías, tiendas turísticas y supermercados como Eurospar, Hiperino y Lidl.

    Después de llegar a Lanzarote cogimos un coche alquilado (un Seat León máximo para cinco personas con un maletero decente) en el aeropuerto que había reservado el día anterior. El coche es buena elección para aquellos que no quieran solo relajarse en la playa más cercana, sino también descubrir la isla entera. Elegí el coche de CiCar (Canary Island Car Hire) que es una empresa local y tenía la mejor oferta: Alquiler del coche 6 días + 2 horas, un seguro completo, un seguro para el conductor, kilómetros ilimitados, y un conductor adicional. Si es necesario (para las familias) puedes tener sillitas para los niños incluidas en el precio. Todo esto nos costó 117€. Durante los 6 días gastamos casi toda la gasolina y tuvimos que rellenar el depósito antes de devolver, con lo que añadiendo el coste de gasolina de 45€ el precio total del coche fue 162€. Estar conduciendo toda la semana en un sitio nuevo no me dio la oportunidad disfrutar del paisaje, pero me dio experiencia y coraje para el futuro. El tiempo aproximado que se tarda conduciendo del norte al sur de la isla es de una hora en coche.

    Personalmente no me gustan mucho las masas de turistas y la mayoría de las visitas guiadas, pero en Lanzarote si quieres ver lo más importante hay que aceptarlo. Cada visita cuesta más o menos 10€, pero mejor tener lo ojos abiertos porque en algunos sitios se venden visitas combinadas con precios más bajos. Si quieres visitar varios sitios es mejor planificarlo un poco con antelación: primero buscar donde están y segundo decidir visitar los sitios que estén cerca uno del otro el mismo día. Mira también el post 10+5 consejos sobre que hacer en Lanzarote . Como Lanzarote es parte de España la gente habla español, pero también muy bien inglés. La moneda utilizada es el euro y los precios son mas o menos normales pero algunas cosas pueden ser más baratas, por ejemplo, la gasolina.

    La naturaleza de Lanzarote es muy seca y dura por lo que no cultivan muchos productos allí. Los productos típicos son la joyería con piedras de lava, vino, plátanos canarios, Papas Arrugadas con mojo, los productos de cactus y aloe vera. También se come mucho pescado y marisco. Probamos la mermelada y licor de cactus y el vino blanco de Lanzarote que no está mal.

    En Lanzarote hay un montón de playas diferentes, pero al final por el tiempo no visitamos muchas. Hay playas largas de arena (la mayoría cerca de las zonas turísticas), playas y calas de piedras, piscinas naturales, playas negras y playas con mucho viento para hacer surf. También puedes hacer casi todas las actividades de agua que puedes imaginar: buceo, snorkel, surf, wind surf, puedes alquilar un barco, una moto de agua, ir a un safari de ballenas o delfines etc. En el océano Atlántico no puedes esperar “un baño calentito” pero el agua tampoco estaba tan fría como esperaba asique el día más caluroso fuimos a bañarnos.

    Lanzarote me sorprendió y me chocó con su paisaje extraordinario y la variedad de cosas que puedes hacer allí. Fácilmente podría haber estado allí 2 semanas ya que los 6 días allí se me pasaron volando.

    Con mucho cariño, Sanna

  • Viajar

    Con mucho cariño, Sanna & Jenna

    Bienvenidos a nuestro blog De Laponia al Sur. Somos amigas desde hace años y viajamos mucho juntas, separadas y solas. Inspirándonos en nuestras aventuras hemos decidido empezar este blog y compartir los consejos de dos mujeres jóvenes acerca de sus viajes, cómo planearlos y cómo conseguir sus sueños para que tú también puedas encontrar la emoción de viajar.

    Ahora mismo nuestros viajes están hechos con mínimo presupuesto, para todos los que sueñan con poder viajar puedan hacerlo. Cuando hacemos turismo nos gusta disfrutar la comida y bebida local, el ambiente, las calas pequeñas y difíciles de encontrar, la sierra, las luces de navidad, cultura, y las atracciones top de cada sitio. Y SI, se puede hacer todo esto con mínimo presupuesto.

    Somos de Laponia, Finlandia de donde echamos de menos la naturaleza, las épocas del año, las noches con sol y los días oscuros, auroras boreales, la tranquilidad y papa Noel con sus renitos. Sin embargo, nos mudamos de Laponia ya casi 10 años Laponia es un gran parte de nuestras vidas. Ahora una de nosotras está viviendo en Helsinki y la otra en Madrid y por eso haremos muchas publicaciones sobre los viajes en Finlandia y España.

    Esperamos que disfrutéis leyendo nuestros viajes desde la nevada Laponia al soleado Sur.

    Con mucho cariño, Sanna & Jenna